Turismo y discapacidad

39 impactos

Fotografía Director Carlos parra Dussan disfrutando de un encuentro con los usuarios del INCI
73

Esta editorial de la revista INCIDigital la hemos dedicado al turismo y su relación con la discapacidad, pues desde la propia Convención de Naciones Unidas se promueve el turismo de este grupo poblacional como un derecho humano.

Recordemos que el Decreto 1006 de 2004 establece que el Instituto Nacional para Ciegos-INCI tiene como objeto fundamental, entre otros, la ejecución de las políticas orientadas a obtener el bienestar de los ciegos en Colombia, como sería promocionar el turismo.

Así, encontramos que el artículo 32 de la Ley 300 de 1996 define el turismo de interés social como: “un servicio público promovido por el Estado con el propósito de que las personas de recursos económicos limitados puedan acceder al ejercicio de su derecho al descanso y al aprovechamiento del tiempo libre, mediante programas que les permitan realizar actividades de sano esparcimiento, recreación, deporte y desarrollo cultural en condiciones adecuadas de economía, seguridad y comodidad.”

Por su parte, el artículo 35 de la Ley 300 de 1996, modificado por el artículo 15 de la Ley 1558 de 2012, dispone: “Adultos mayores, pensionados, personas con discapacidad, jóvenes y estudiantes pertenecientes a los estratos 1 y 2 y en especial a los carnetizados de los niveles I y II del Sisbén. El Gobierno Nacional reglamentará los programas de servicios y descuentos especiales en materia de turismo para las personas contempladas en el presente artículo siempre y cuando pertenezcan a los estratos 1 y 2 y en especial a los carnetizados de los niveles I y II del Sisbén.

El Gobierno Nacional promoverá la suscripción de acuerdos con los prestadores de servicios turísticos y con las Cajas de Compensación Familiar, por medio de los cuales se determinan precios y condiciones adecuadas, así como paquetes que hagan posible el cumplimiento de los objetivos del presente artículo, en beneficio de esta población”.

En el mismo Decreto 2158 de 2017, se afirma que en el estudio de “oferta, de turismo para personas en condición de discapacidad en Colombia” del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, se concluye que no existe una oferta real de productos y servicios turísticos para personas con discapacidad porque las exigencias de accesibilidad no se cumplen, las normas se desconocen y esta población no exige el servicio.

De otro lado, los operadores turísticos no ven la población con discapacidad como un mercado sino como una población vulnerable que requiere de programas en calidad de responsabilidad social por parte de un tercero o del Estado.

De acuerdo con las consideraciones del Decreto 2158 de 2017, es necesario promover condiciones adecuadas en la oferta de productos y servicios turísticos que hagan posible el cumplimiento de los objetivos referidos en el artículo 35 de la Ley 300 de 1996, modificado por el artículo 15 de la Ley 1558 de 2012, lo cual contribuirá a que en el marco del turismo de interés social se establezcan alternativas para que las poblaciones más vulnerables puedan realizar actividades de sano esparcimiento, recreación, deporte y desarrollo cultural de manera adecuada.

De esta manera, encontramos que el objeto del Decreto 2158 de 2017 señala que esta reglamentación tiene por objeto instrumentalizar los programas de servicios y descuentos especiales del turismo de interés social, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 35 de la Ley 300 de 1996, modificado por el artículo 15 de la Ley 1558 de 2012.

El mismo Decreto 2158 de 2017 creó el Programa Turismo Accesible para que el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, a través de la formulación y puesta en marcha del programa, promueva acciones de sensibilización, capacitación, articulación interinstitucional y mejoramiento de la calidad para que los prestadores de servicios turísticos y los destinos turísticos realicen los protocolos, la instrumentalización y la adecuación de los entornos, productos y servicios bajo los principios de la accesibilidad universal; es decir, que permita el acceso, uso y disfrute a todos los usuarios de los servicios, independiente del nivel de las capacidades físicas, mentales, intelectuales o sensoriales.

Espero que con estos incentivos normativos por el turismo, las personas con discapacidad contemos con verdaderos programas de turismo accesible para nosotros y así podamos disfrutar de los centros turísticos, de nuestras ciudades coloniales, así como de los centros arqueológicos y naturales.

Como siempre, les recuerdo que de todas estas noticias se podrán informar a través de nuestros servicios de información como son nuestro boletín In-Pulso, nuestra revista INCIDigital, nuestra emisora INCIRadio, en la página web del INCI y en nuestras redes sociales.

 

 Carlos Parra Dussan Director General Instituto Nacional para Ciegos - INCI

Autor:
Carlos Parra Dussan
Director General
Instituto Nacional para Ciegos - INCI

Tema: