Educación artística y discapacidad visual

Pedro Andrade
Coordinador Asistencia Técnica
Instituto Nacional para Ciegos -INCI

A partir de la promulgación de la Ley 115 de 1994 (Ley General de Educación) se reconoció la educación artística como área fundamental del conocimiento y se estableció la obligación de impartirla en los niveles de preescolar, básica y media.

De allí nace la necesidad de establecer también unos lineamientos específicos para el diseño curricular de las diferentes áreas de la educación artística.
Por su parte, la Ley 397 de 1997 (Ley General de Cultura) reconoce a la educación artística como factor de desarrollo social.

Bajo esta perspectiva, se ha visto la necesidad de formular la política pública para la educación artística, enmarcada en la política cultural y educativa de Colombia y el mundo, cuyo propósito fundamental es la preservación de la diversidad cultural como patrimonio de la humanidad (Declaración Universal de la UNESCO, noviembre de 2001).

En el contexto de la discapacidad visual, es preciso reconocer que si bien algunas expresiones artísticas como la música, la danza y el teatro han sido exploradas y desarrolladas con resultados exitosos, también hay que reconocer que otras expresiones como la pintura, la escultura y demás artes plásticas no lo han sido tanto.

Entendida la educación artística como una práctica integral donde convergen todas sus áreas de expresión, entre las que se destacan la música, la danza, el teatro y la pintura, es preciso brindar una serie de orientaciones pedagógicas dirigidas a los docentes de artes para que involucren estrategias adaptadas a las necesidades de sus estudiantes con discapacidad visual.

Esto para que puedan participar activamente en los espacios académicos que se generan en el escenario escolar y puedan responder, como todos los estudiantes, a las exigencias curriculares en igualdad de condiciones.

En el marco de la educación inclusiva, el Instituto Nacional para Ciegos –INCI elabora documentos dirigidos a docentes de distintas áreas, donde se dan orientaciones, recomendaciones y se sugieren estrategias pedagógicas que les facilitan brindar una mejor atención educativa a sus estudiantes ciegos y/o con baja visión irreversible.

Próximamente se pondrá a disposición de las instituciones educativas que atienden niños, niñas, adolescentes y jóvenes ciegos y con baja visión irreversible, un documento bajo el título de Orientaciones Pedagógicas para la inclusión de Estudiantes con Discapacidad Visual en el Área de la Educación Artística, donde se abordan expresiones del arte como la música, el teatro, la danza, la pintura y la escultura.

En conclusión, la educación artística no excluye a las personas con discapacidad visual; por el contrario, ofrece una alta gama de posibilidades para que estas personas puedan ejercer su libre expresión, como un derecho fundamental de todo ser humano, donde el arte, más allá de ser una manifestación puramente estética, permite expresar emociones y sentimientos y tiene la virtud de trascender los límites de la condición física, y por consiguiente, la condición de discapacidad.

Imagen: