El Braille y la informática se complementan

Pedro Andrade
Funcionario INCI - Presentador progama Libreta de Apuntes
Instituto Nacional para Ciegos –INCI

Los avances tecnológicos vistos en los últimos años han demostrado que el braille y la informática son dos recursos que se complementan. Sin embargo, muchos consideran que el braille ha caído en desuso al aparecer nuevas alternativas para acceder a la lectura y la escritura por parte de las personas con discapacidad visual.

Lo que ha propiciado el fenómeno tecnológico es que el braille se diversifique y surjan nuevas formas de aplicación.

En tal sentido, el Instituto Nacional para Ciegos –INCI ha venido trabajando en la diversificación y difusión del sistema braille, mediante la publicación de documentos que abordan temáticas de interés general para la población usuaria de este sistema; la oferta de servicios de señalización; la transcripción al braille de facturas de servicios públicos que llegan directamente a los usuarios ciegos, y la transcripción de las tarjetas electorales para que las personas ciegas puedan ejercer el derecho al voto secreto y de manera autónoma, entre otros.

No se puede desconocer el gran aporte de la informática a partir del desarrollo de recursos como lectores de pantalla, equipos de acceso a la lectura y magnificadores de texto, que han contribuido enormemente a la ganancia de autonomía e independencia por parte de la población con discapacidad visual, pero tampoco podemos olvidar que existen desarrollos tecnológicos como las impresoras y renglones braille que perpetúan el uso del mismo y que para la población con ceguera o sordoceguera se convierten en herramientas de gran utilidad para su comunicación.

En años anteriores, el INCI contribuyó de manera decisiva a la difusión y utilización de estas herramientas informáticas, asignando impresoras y renglones braille, inicialmente a título de comodato y luego en calidad de donación, a entidades que prestan servicios a la población con discapacidad visual, tales como instituciones educativas, bibliotecas y centros culturales, además de ofrecer capacitación en el manejo de estos equipos.

En la actualidad, las entidades han adquirido nuevos equipos para atender la demanda del servicio por parte de la población ciega y con baja visión irreversible, que se ha incrementado en los últimos años, en tanto que el INCI continúa brindando asesoría y capacitación en el uso de los mismos.

Podemos concluir diciendo que la tecnología aporta agilidad e inmediatez en el acceso a la información y a las comunicaciones, mientras que el braille aporta precisión y confianza en lo que se lee y se escribe mediante su uso. El braille continuará su carrera evolucionista y complementaria, paralelo a los rápidos avances tecnológicos que marcan la nueva era de la globalización; no se trata entonces de sustituirlo o descartarlo sino de fortalecerlo y diversificarlo, aprovechando todas las ventajas que nos ofrece.

Imagen: 
El Braille y la informática se complementan Instituto Nacional para Ciegos