Un buen desempeño, factor de no discriminación

55 impactos

Persona con discapacidad visual, leyendo braille
60

Es frecuente que cuando personas ciegas son abordadas por quienes desconocen sobre la discapacidad se asuman actitudes que dejan en ellos la sensación de ser percibidos como personas que no conocen nada, que no saben dónde están, que están perdidos y una serie de ideas que para muchos termina dejando sinsabores, malgenio y, en el mejor de los casos, reflexiones sobre cómo explicar que todo eso no es verdad.

El asunto es que asumir la discapacidad tiene que ver, entre otras cosas, con todo esto, con saber controlar las emociones, saber comprender y entender a quienes no conocen del tema y al final manejar las situaciones de la mejor forma y actuando con gran habilidad para dar a conocer que no son verdad muchas de las creencias sobre ellos.

No siempre es fácil, ya que resulta imposible dar explicaciones y conceptos necesarios a todos quienes les abordan diariamente, que generalmente no son pocos.

Es sabido que el tema se apropia y asume de la mejor manera cuando se tiene un trato frecuente con personas en esta condición, lo que da con que sus conocidos terminan siendo quienes más conocen sobre discapacidad.

Pero ya que ello no se da siempre, siguen y seguirán existiendo personas que no conocen de la discapacidad, que infortunadamente por este desconocimiento terminan discriminando y dejándolos a un lado.

No obstante, un buen desempeño de las personas con discapacidad visual en las distintas actividades resulta siendo una muy buena forma de dar a conocer quién se es y qué desempeño se tiene, lo que en la mayor parte de las personas deja conocimientos importantes e incluso, en ocasiones, algo que no es tan beneficioso, admiración y sobrevaloración.

Este buen desempeño hoy en día es altamente favorecido por el uso de las tecnologías, las cuales permiten movilizarse bien y de manera autónoma e independiente, desarrollar actividades en el estudio y el trabajo con gran destreza y realizar toda serie de actividades resolviendo muchas de las barreras que la mayor parte de la gente presume como inherentes a la discapacidad.

Un lector de pantalla, un magnificador, una máquina de lectura, un renglón braille, por solo mencionar algunas tecnologías, pueden ser una de las mejores alternativas para que personas ciegas sean diestras y autónomas en el desarrollo de la mayor parte de las actividades cotidianas, permitiendo que quienes les rodean puedan conocer su potencial y capacidad real en la ejecución de actividades, lo que generalmente deja buena imagen y un saber positivo para que no se les haga a un lado y se les brinden las mismas oportunidades que a todos.

Hago un llamado a las personas con discapacidad visual y a sus familiares, para fomentar y hacer uso diestro de distintas tecnologías en las actividades cotidianas, lo que no solo deja muy buenos resultados en labores efectivas y de calidad, sino que permite que las personas que conozcan de este desempeño aprendan más sobre quienes regularmente se les discrimina por imaginarios negativos, que deben ser eliminados poco a poco.

Carlos Parra Dussan Director General Instituto Nacional para Ciegos - INCI
Autor:
Santiago Rodríguez
Profesional Especializado
Instituto Nacional para Ciegos - INCI