La fuerza que se requiere para impulsar temas importantes

61 impactos

Plaqueta paradas de bus sistema integrado de transporte SITP
56

En el transcurrir de las actividades de asesoramiento en tecnología, sobre todo en el tema de accesibilidad web, somos indagados eventualmente por el quehacer del INCI, en particular sobre la pertinencia que tiene impulsada desde esta entidad, dado que el interlocutor natural sobre los temas de la web en Colombia es el Ministerio TIC, a través de la Dirección de Gobierno en Línea.

El asunto es que tal vez en este tema el INCI tiene más trayectoria (dicho con toda modestia y respeto), lo que le permite aportar a las acciones que el Ministerio realiza en materia de la accesibilidad de los sitios web.
Son varios los artículos del Decreto 1006 de 2004 (que rige hoy el accionar del INCI) los que se relacionan con el tema, que de forma general tienen que ver con garantizar el acceso a la información para la población con discapacidad visual, lo que por supuesto tiene una relación directa con la accesibilidad que los sitios deben tener para garantizar este derecho. 

Pero dado que el tema es general para todas las discapacidades y para muchos ciudadanos colombianos que nos desempeñamos en la web de distintas maneras, ya sea por condiciones personales, tecnológicas o del ambiente, terminamos abordando una gama de aspectos que no solo indican que esta la puedan utilizar personas ciegas y con baja visión, sino muchos otros que se benefician de este concepto.

Conocemos y sabemos que no se puede hacer que las entidades del Estado implementen desarrollos accesibles para cada grupo de personas que se desempeña de maneras distintas de la regularidad de usuarios, por lo que nos hemos convertido en este tema en impulsadores de accesibilidad desde la perspectiva de la universalidad.

Al analizar la normatividad que rige la actuación del INCI en todos los temas, es posible encontrar la competencia específica sobre las tecnologías y sobre el acceso a la información, que como se sabe es un tema transversal a todos los sectores y todos los ámbitos hoy en día.
La educación de manera prioritaria, el trabajo en un lugar importante, la cultura como fundamental y, de esta manera, todas las áreas tienen que ver con servicios a los ciudadanos a través de la web o de tecnologías y ello hace que nuestra competencia sea de verdad real y necesaria para que las personas ciegas y con baja visión puedan participar de la mejor manera en el desarrollo del país y en el mejoramiento de su calidad de vida.

Tenemos, por tanto, el soporte suficiente para actuar sobre los temas de información, comunicación y tecnologías, pero siendo realistas y francos no tenemos en la realidad tanta fuerza como se requiere para que, por ejemplo, el tema de accesibilidad web tenga el desarrollo y avance que nuestra población necesita.

No podemos hacer mucho ante la cantidad de instancias que hoy desvirtúan el concepto de accesibilidad, indicando a proveedores, entidades y privados que el asunto tiene que ver con ponerle unas etiquetas a las imágenes y listo, lo cual, por supuesto, es importante pero es algo mínimo a tener en cuenta para que de verdad los sitios garanticen el acceso a la información para todos.

Claro, tenemos alianzas, realizamos convenios e impulsamos el tema con muchos actores, pero ello no es como en aquella época cuando un grupo diverso, variado y nutrido de entidades del Estado, particulares, personas con discapacidad, desarrolladores, la academia y muchos otros actores participamos activamente en el surgimiento de la norma técnica de accesibilidad web NTC5854, que hoy es derrotero importante para implementar accesibilidad. Aun así no es, y lo hemos comprobado, suficiente herramienta para hacer que la web sea accesible.

A modo de ejemplo, no podemos exigir que las entidades apropien dentro de sus presupuestos recursos para que en los videos estén presentes la subtitulación, la audiodescripción y la lengua de señas, solo para indicar que es un aspecto que tiene la norma, pero que no está concebido en lugar alguno para que se tenga lo necesario para ello.

La excusa termina siempre siendo que la accesibilidad es costosa, pero en realidad no lo es. De hecho, estos aspectos son tal vez los únicos que requieren erogación directa y específica de dinero, pero administrativamente no se cuenta con lo necesario para hacer que ello se tenga como se debe.
La adquisición de conocimientos en accesibilidad web por los técnicos desarrolladores no está contemplada, pero no porque no existan recursos, porque las entidades sí tienen presupuesto para cualificación del personal, pero no se dedica ni el tiempo ni lo necesario para conocer bien antes de implementar un tema de importancia para muchos.

Sabemos que es un tema de voluntad política en muchos casos, ya que nosotros impartimos conocimientos en el tema y apoyamos a las entidades en la implementación de la accesibilidad web, pero aunque lo hacemos de forma gratuita para entidades públicas y privadas, no se aprovecha como se debería esta posibilidad. De manera que la accesibilidad web que requiere antes de cualquier cosa el conocimiento íntegro del tema pueda ser asumida, apropiada y utilizada todo el tiempo, lo que de verdad generaría muchas ventajas para el país y, lo más importante, no es difícil ni costoso como se tiene concebido por muchos directivos y desarrolladores de los sitios.

En conclusión, tenemos competencias y autoridad suficiente para impulsar temas tecnológicos como el de la web, pero nos hace falta fuerza política, fuerza que no se obtendrá mediante un Decreto o una Ley que nos la otorgue, sino mediante la fuerza que brinda la articulación entre varias instancias para que este y otros varios temas de sustancial importancia estén presentes y se desarrollen cabalmente como se requiere para el beneficio de todos los ciudadanos colombianos.
 

Carlos Parra Dussan Director General Instituto Nacional para Ciegos - INCI
Autor:
Santiago Rodríguez
Profesional Especializado
Instituto Nacional para Ciegos - INCI