Participación ciudadana y tecnología

31 impactos

Persona votando a través de una tablet
41

La Ley estatutaria 1475 de 2011 estableció la creación de la Comisión Asesora para la Incorporación, Implantación y/o Diseño de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones para el Proceso Electoral.

Esta comisión tiene por función el estudio de los temas relacionados con el voto electrónico, proceso que en el año 2013 estableció el documento que acuerda y orienta el desarrollo de una prueba piloto, lo cual fue la base para la implementación real de la automatización de este sistema de participación ciudadana.

El mencionado documento plasma como alternativas de sistemas tecnológicos, el modelo de Lectura Óptica del Voto -LOV y el Touch Screen (pantalla táctil).

En el primer modelo se diligencia la tarjeta electoral tal y como se hace hoy en día, solo que la urna es electrónica, de modo que al pasar cada ciudadano se escanea y sistematiza cada tarjeta generando al final la totalización requerida.

El segundo sistema, Touch Screen, permite seleccionar el candidato de preferencia mediante una pantalla táctil, en la que se muestra la tarjeta electoral de forma similar a la impresa, permitiendo además imprimir y sistematizar la votación de todos los ciudadanos.

Si bien el origen de estos modelos está en sistemas probados y funcionales en distintas partes del mundo, parecieran, a criterio de quien escribe, que ellos no son comparables entre sí a la hora del piloto que se pretende.

Obsérvese que el primer sistema no automatiza el proceso del voto, ya que el sufragante realizaría la votación igual que hoy, de manera manual para introducir el voto en la urna electrónica, con lo que iniciaría el mecanismo automático. Lo que en el segundo caso si contemplaría el voto electrónico propiamente, permitiendo seleccionar los aspirantes en una pantalla.

Podría decirse que el primero es un escrutinio automático, mientras que el segundo modelo mezcla el voto electrónico y escrutinio automatizado

En términos de personas con discapacidad, el primero de los sistemas nos dejaría igual que hoy, con un sistema de voto manual, con las barreras que ello supone para algunos.

El segundo sistema, que contempla la selección del candidato de preferencia mediante pantallas táctiles, muy seguramente podría soportar mecanismos accesibles que permitieran a sufragantes con distintas discapacidades, acceder de manera autónoma e independiente al voto, tal como hoy lo permiten las pantallas táctiles de los dispositivos móviles corrientemente utilizados.

Por ahora el proceso del voto electrónico está frenado, ya que los recursos para llevar a cabo la prueba piloto no están disponibles.

El INCI ha logrado ser convocado a este proceso, tratando de incidir para que los mecanismos a adoptar para ejercer el derecho al voto, sean posibles de utilizar por la más amplia mayoría de ciudadanos, incluidas por supuesto las personas con discapacidad.

Santiago Rodríguez  Profesional de Asistencias Técnica
Autor:
Santiago Rodríguez
Profesional de Asistencias Técnica