Inclusión educativa responsabilidad articulada

300 impactos

Nicole Cubillos, Prieto Profesional de Asistencia Técnica
35

Autora:
Nicole Cubillos Prieto
Profesional Asistencia Técnica 

En Colombia, las proyecciones del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) señalan que actualmente existen 2,9 millones de personas con discapacidad, quienes representan el 6,4% de la población. No obstante la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDS) menciona que esta cifra asciende al 7%, es decir, que más de tres millones de colombianos viven en esta condición.

Ese 6.4% porcentaje de la población; el Ministerio de Salud y el  Registro de localización y caracterización de población con discapacidad (RLCPCD) lo describe de la siguiente forma:

Personas  con discapacidad física, sordo ceguera, sensorial auditiva usuarios de Lengua de Señas Colombiana (LSC) y discapacidad sensorial auditiva por baja audición, discapacidad sistémica (persona de  talla  baja), baja  visión, ceguera, discapacidad física, trastorno del espectro autista, discapacidad intelectual en la cual se encuentran trastornos cognitivos, múltiple discapacidad, psicosocial, voz y habla. Sin embargo en esta clasificación hicieron falta las enfermedades huérfanas que es otro grupo que presenta características particulares.

El escolarizar un niño, niña o joven con discapacidad hace repensar el accionar escolar,  un direccionar diferente para  cada  maestro, directivo, padre  o madre de familia que tiene la oportunidad de construir un espacio más  equitativo; sea la escuela, la casa  o el barrio. Entonces pensamos en la oportunidad de tener adecuaciones físicas necesarias, estrategias pedagógicas innovadoras, ambientes de aprendizaje accesibles, ajuste en tiempos y horarios educativos de ser necesarios, apoyos de enfermería u otros aspectos que son relevantes y que podrían definirse en procesos particulares.

El dilema  o la  discusión está en asumir  acciones en pro de la  inclusión educativa  o  social  y muchas  veces las  responsabilidades se vuelven  unidireccionales haciendo el trabajo más complejo; entonces nos trasladamos las  responsabilidades esperando que sea  solo la  escuela  o solo el padre o madre de  familia. El interrogante es cómo acercarnos más y articularnos como sociedad y realmente generar un clima de inclusión educativo en las instituciones.

 Uno de los documentos de gran aporte es el Índice de ‘Inclusión Educativa’ que en el 2009  fue uno de los lineamientos escolares para la  el acceso a la educación de la población con discapacidad. Allí se mencionan todos los integrantes de  la  comunidad  educativa como actores protagonistas en un proceso de inclusión; la diferencia está en que esas acciones tienen objetivos claros y conjuntos; lamentablemente este documento no fue  estandarizado porque nos  complejizamos  en la  aplicación de  instrumentos  y en la medición de un diagnostico institucional dejando de lado que el secreto de  este  documento está en la creación de un equipo de inclusión  que presente un sentir de  acciones  pequeñas que  sumadas hagan la diferencia en un año escolar.

El documento presenta las instituciones y sus divisiones internas desde áreas de gestión: gestión académica, directiva, comunitaria, administrativa; se propone que exista uno o dos representantes desde cada gestión de la institución; los representantes deben estar dispuestos a trabajar para la inclusión y anualmente proponer metas medibles, metas que se ajusten a la necesidad de la institución, metas que trabajen toda la comunidad no solo el equipo de inclusión. Por otro lado la familia  o la red de apoyo es vital en el proceso de inclusión, pues son  quienes conocen y pueden describir la  realidad  del  estudiante, quienes harían parte de gestión comunidad y  a su vez  apoyan el diseño de  material según los objetivos a alcanzar en el trimestre o bimestre, como los maestros lo definan.

Retomando la acción del equipo de inclusión estaría organizada de la siguiente manera:

Gestión Directiva: su objetivo es promover una institución educativa donde facilite los espacios de reunión y de reflexión educativa, donde promueve la cualificación docente, crea una cultura institucional y fomenta clima escolar inclusivo.

Gestión Académica: su objetivo es promover ajustes razonables, propuestas innovadoras para enseñanza, seguimiento académico, indagar y promover cualificación docente acorde a sus necesidades.

Gestión Administrativa: Su objetivo es promover cambios o ajustes en la planta física y recursos, talento humano y apoyo financiero y contable.

•Gestión Comunidad: Su objetivo es articular acciones desde los padres de familia con la institución educativa desde la escuela de padres, asamblea y Consejo de Padres de igual forma ser promotor de la oferta educativa de la institución.

 

Cada grupo de gestión se reúne y planea un actuar referente a las necesidades de los estudiantes, estudiantes con realidades diversas pero con fines  comunes, el equipo cumple su función cuando diseña un plan de mejoramiento y lo ejecuta anualmente. El equipo de inclusión educativa en las instituciones permite:

·         Diagnosticar las necesidades educativas de la institución en procesos de inclusión.

·         Definir metas claras desde cada área de gestión.

·         Cumplir objetivos conjuntos con responsables puntuales.

·         Restructuración educativa generando cultura inclusiva en la institución.

·         Priorizar la calidad educativa y la atención a niños, niñas y jóvenes con discapacidad.

·         Proporcionar un apoyo interdisciplinario y valorar el trabajo pedagógico conjunto.

Por lo tanto cada uno apoya una acción de forma conjunta y eso permite que los procesos de inclusión no se queden en una sola dirección o se sectorice la responsabilidad.

Como vemos el índice no menciona nada diferente de lo que en las instituciones cuentan; la diferencia está en el hacer y en el sentir por el otro, permitiendo que la institución escolar se convierta en el primer paso hacia una inclusión social; fomentando la solidaridad, el apoyo, la comprensión, el gestor de proyectos de vida independiente desde nuestras particularidades, todo desde un trabajo en equipo.