En 2018 estamos a nada de sentirlo todo

94 impactos

Fotografía Persona con discapacidad visual interactuando
52

Aunque parezca sin sentido, sentimos con los sentidos. La vista, el olfato, el gusto, el tacto y el oído nos permiten ver, oler, gustar, tocar y oír, y cuantos más sentidos usemos, mejor podremos entender el mundo. ¿Y qué pasa cuando falta la vista? La respuesta la trae el INCI en 2018.

El INCI, en concordancia con su misión institucional de “garantizar la educación inclusiva de las personas con discapacidad visual…”, pone a disposición de las personas inquietas por explorar y conocer de otra forma, nuevas herramientas para explorar y comprender el mundo con todos los sentidos.

Por muchos años se le dio prioridad al tacto como principal medio suplementario de la visión y del conocimiento para los ciegos. Algunos llegaron a afirmar que los ciegos ven con los dedos, pero hoy sabemos que los sentidos son los que nos permiten percibir, sentir y comprender el mundo. Si esto es así, entonces lo que nos permite sentir para comprender el mundo son mucho más que los cinco mecanismos fisiológicos que enunció Aristóteles, como los cinco sentidos tradicionales que todos conocemos.

Algunos dicen que son 12 y agregan a los cinco conocidos la cinestesia, la cenestesia, el electromagnetismo, el sentido espacial, temporal, vestibular y la propiocepción; otros dicen que son 20 y algunos afirman que son 26 y ahí sigue la cuenta.  
 
Sin importar cuántos sean los sentidos, el INCI se ha puesto en 2018 el reto de poner a disposición de todos, nuevos e innovadores elementos que permitirán acercarse de una manera asombrosa al conocimiento, a través de los 5, 12, 20 26 o más sentidos. Así le damos la bienvenida al Centro Cultural, que integrará La Biblioteca Virtual para Ciegos y la sensoroteca.

¿Sensoroteca?

Si, sensoroteca. Toda una explosión de sensaciones que permitirán ver, oler, gustar, tocar, oír y poner en juego todos nuestros demás sentidos, que permitirán explorar nuevos modos y mundos desconocidos.

Estudios recientes han demostrado algo que se conoce como “plasticidad sensorial”. No es nada más que entender que cuando no se puede ver, las partes del cerebro que se encuentran cerca del área encargada de procesar los estímulos visuales, tratan de suplir su función con otro sentido.

Esto quiere decir que el cerebro es capaz de suplir, dentro de ciertos límites, sus insuficiencias, siempre y cuando se encuentren los medios para estimular este potencial latente. Es por esto que cuando leemos en braille al tacto, se nos activan zonas del cerebro relacionadas con la visión. Esto es lo que buscamos con este nuevo servicio. La sensoroteca permitirá  ver con todos los sentidos y ponerlos a disposición de la enseñanza y el aprendizaje de todos. 

Todo esto enmarcado en un gran Centro Cultural, en el que nuestra Biblioteca Virtual se complementará con la sensoroteca, la sonoroteca y una interesante sala de exposiciones temáticas, para hacer que el acceso a la información y al conocimiento sea cada vez más atractivo y real.   Los invitamos al INCI para leer el mundo de una forma diferente, porque en 2018 estamos a nada de sentirlo todo.
 

En la imagen, Enrique King

Autor:
Enrique King

 Biblioteca Virtual para Ciegos de Colombia