El lenguaje inclusivo en las exposiciones

91 impactos

Postal con recomendaciones sobre presentaciones inclusivas
42

A lo largo de estos 62 años el INCI ha venido avanzando en la divulgación de un lenguaje más incluyente para que las personas que interactúan con la población con discapacidad visual en distintos escenarios de comunicación, tengan en cuenta en sus conferencias, espacios de presentación, ponencias y talleres un lenguaje que no excluya por razones de manejo de recursos audiovisuales.

A continuación se enumeran las principales reglas de una presentación incluyente:

  1. Al mostrar diapositivas o imágenes visuales, siempre preguntar (y no olvidar mientras dure la presentación) si hay alguna persona ciega o con baja visión entre el público. Evitar las expresiones:

“Como ustedes pueden ver…” o “Esto que ven aquí…”, “Eso que ven allá…”

La forma correcta es: “Lo que estoy mostrando es…”, “En esta diapositiva aparece…” Una foto de alguien, un dibujo de algo, un texto alusivo al tema, etc., o, “La imagen es un esquema, o una tabla, o un flujo grama sobre el tema”, etc.

2. Para describir una diapositiva o una imagen: Refiera de forma global lo que contiene la imagen y en la descripción de las pequeñas partes de la imagen haga mención principalmente de los aspectos que tengan relación con el tema que se trata.

3. Evitar las representaciones corporales puramente visuales, como muecas, movimientos de cuerpo, etc. En esos segundos la persona ciega solo percibe un silencio o risas de los otros sin saber de qué se trata. Si estas expresiones son indispensables, describir lo que se está haciendo; ejemplo: “Estoy caminando encorvado”, o “estoy subiendo el brazo derecho”, o “hago cara de asombro”, etc.

4. Conocer previamente el nombre de la(s) persona(s) ciega(s) que asisten, para dirigirse a ellos o darles la palabra. Para esto sirven las escarapelas que a veces se ponen a todos los asistentes.

5.     Si va a usar material audiovisual o un video, solicitarle a quien esté al lado que apoye con la descripción de imágenes y/o le lea subtítulos.

6.     Algunas veces la fuente de sonido (el altavoz) no se encuentra cerca del micrófono, o está a un lado. Esto puede confundir a la persona ciega, que también necesita ubicarse de frente al conferencista. Es importante la información al momento de ubicarse en el recinto.

7.     Para las dinámicas y ejercicios prácticos, se recomienda analizarlos previamente, y adaptarlos para la participación de las personas ciegas. Algunos ejercicios son puramente visuales por lo que puede ser necesaria la asesoría de un experto.

8. Evitar dar explicaciones exclusivas para la o el participante ciego. Seguramente la mayor parte de la información está siendo bien entendida.

9.     Con la práctica esta forma de desarrollar conferencias se puede hacer siempre, haya o no personas ciegas en el público. La idea es hacer exposiciones accesibles para todos.

10.    La información accesible es un derecho de las personas ciegas, y es una responsabilidad del conferencista (y no un problema de la persona ciega) hacer accesibles las conferencias y exposiciones.

11.    Finalmente es bueno recordar siempre que solo departiendo y compartiendo por cierto tiempo con personas ciegas, se llega a aprender y mejorar la actitud de respeto y disposición de apoyo.

Si usted tiene en cuenta por lo menos las principales recomendaciones logrará que su público con discapacidad visual acceda y participe en la conferencia o presentación, y estará ayudando a construir una sociedad más incluyente. Conscientes de la necesidad de orientar a los conferencistas que quieren ser incluyentes con la población y desean hacer presentaciones inclusivas, el INCI distribuye la infografía “8 recomendaciones para presentaciones inclusivas” en medio físico para poner en carteleras o a la entrada de las salas de conferencias en tamaño doble carta.

De igual forma se puede solicitar al INCI de la infografía en medio magnético. En este material se recuerdan y enseñan las principales recomendaciones a tener en cuenta sobre el tema de hoy.

Autor:
Luis Ignacio Maya
Profesional de Asistencia Técnica